TELÉFONOS: (33)  3823-1087   •   3823-7872   •   3824-8184

 

Los videoporteros son un dispositivo de seguridad muy completo que nos brinda de la seguridad de hablar y además observar a la persona que llame a nuestra puerta sin necesidad de exponernos y poner en riesgo nuestra integridad física. Esto es posible gracias a que cuenta con una discreta cámara de video. Este tipo de sistema se instala en el exterior del inmueble justo en el acceso que se desea vigilar.

Controla el acceso mediante la comunicación audiovisual entre el interior y el exterior. La característica principal del videoportero es que permite que la persona que ocupa el interior identifique la visita, pudiendo, si lo desea (y solo si lo desea), entablar una conversación y/o abrir la puerta para permitir el acceso de la persona que ha llamado.

 

Es una excelente solución de seguridad ya que además es sumamente versátil, adaptándose a cualquier lugar y además se puede complementar con una cerradura eléctrica para tener la comodidad de abrir su puerta, desde el interior de su propiedad con solo presionar un botón.

Cuando un visitante acciona uno de los pulsadores de la placa de calle, la cámara de la misma se conecta y la imagen captada en el exterior aparece en el monitor. Esta conexión se produce de forma automática, sin que sea necesario activar el equipo, convirtiéndose en uno de los aspectos esenciales del videoportero. A partir de este momento, la persona que se encuentra en el interior del edificio puede abrir la puerta si lo desea o puede iniciar una conversación, que suele ser secreta (no puede ser escuchada por otros usuarios del mismo inmueble). El equipo se desconecta también de forma automática transcurrido un tiempo determinado. Para este funcionamiento, el videoportero en su conjunto utiliza la energía en baja tensión que le suministra la troncal del edificio, independientemente de la instalación de las viviendas, por lo que los equipos se pueden utilizar aunque el suministro se haya interrumpido en una vivienda.